España tiene un “desafío social y sanitario” en la atención a Personas Mayores

España tiene un “desafío social y sanitario” en la atención a Personas Mayores

El proceso de envejecimiento en España es irreversible y eso va a suponer un importante “desafío social y sanitario”. Así lo confirman los expertos en el informe Mayores: residencias y nuevos modelos que acaba de publicar la consultora Savills Aguirre Newman y en el que se hace hincapié en la falta de oferta de centros especializados para atender toda la demanda actual y futura.

En estos momentos hay más de 9,2 millones de Personas Mayores de 65 años en España, lo que representa el 19,4% del total de la población, según el Instituto Nacional de Estadística. La previsión de este organismo es que en 2033 representen el 25,2%, con 12,3 millones de Personas Mayores, y que en 2050 ascienda al 33% con 16 millones, ya que hay que tener en cuenta que los nacidos en el baby boom de finales de los años 70 y principios de los 80 serán personas ancianas en esa época y que la tasa de natalidad es cada vez inferior.

La esperanza de vida además está subiendo. En los años 60 era de 70 años, ahora está en los 84 y para finales de siglo rondará los 90 años, según las proyecciones del INE. Vamos a vivir más años y, en teoría, con mejor calidad de vida por los avances médicos y tecnológicos. Pero también se espera que la tasa de dependencia se vaya incrementando, alcanzando el 37% en 2030 y el 50% en 2040.

 

La Organización Mundial de la Salud recomienda 5 plazas de residencia cada 100 personas y en España hay 4,2, por lo que harían falta un millar más de centros para atender a Personas Mayores

 

“Parte de estos años extra estarán condicionados por un cierto grado de dependencia, desde la más leve a la que requerirá cuidados constantes, para lo que resulta fundamental un incremento de los recursos destinados a la atención de los mayores y una mayor profesionalización del sector”, subraya el estudio.

En este sentido, el informe precisa que están cambiando los hábitos. “Tradicionalmente los padres se quedaban durante su vejez viviendo en su vivienda habitual, bien con uno de los hijos, bien acompañados por un cuidador cuyo coste era cubierto entre todos los hermanos, más la pensión y ahorros que tuviesen los padres. Esta situación, hoy en día, no es viable en la mayoría de las familias, realidad que se agravará con el paso de los años”, recalcan.

Los expertos afirman que cada vez es más difícil para las familias afrontar el pago de un cuidador durante 24 horas y que el papel de las residencias va a ser cada vez más importante. En estos momentos hay 385.000 camas en residencias en España y la Organización Mundial de la Salud recomienda una ratio de cinco plazas por cada 100 personas. La ratio actual es de 4,2 plazas por cada 100 personas, por lo que harían falta unas 1.000 residencias más en el país, con unas 80.000 camas, para cubrir la recomendación de la OMS.

El informe destaca que hay listas de espera de hasta dos años para poder acceder a residencias públicas y que los grados de ocupación en los centros de mayores están en torno al 90%. Ya hacen falta más plazas y, además, “actualizar” una buena parte de la oferta actual con el objetivo, exponen, de “crear un producto adaptado a la nueva realidad del mercado y diseñado con criterios de funcionalidad y eficiencia”. Abogan por una “gestión más personalizada” con creaciones de entornos en los que convivan grupos de 15 ó 20 personas con necesidades y características similares.

Información elaborada por Angel Recio

No hay comentarios

Deja tu comentario